Educación

3 cosas que han frenado el proceso de cambio en la Educación (y lo que podemos hacer al respecto)

Este artículo publicado el 11 de Abril del 2015, menciona que ha habido un montón de opiniones sobre la idea de que la educación en su conjunto, necesita mucho tiempo para cambiar. Como educador, pienso que esto es un tema desafiante, ya que estamos viendo mucha gente que hace cosas increíbles, impensables que no existían cuando yo era estudiante. El cambio de la manera de enseñar, está sucediendo pero a veces es difícil de ver cuando estás en medio del proceso de aprendizaje.

A veces pasa que algunas cosas no son tomadas en cuenta y se escapan de las manos de las escuelas. Por ejemplo los presupuestos del nuevo año escolar que pueden variar por decisiones y decretos del gobierno. Esto  puede hacer que haya que crear nuevos entornos y mejores lugares de aprendizaje para los estudiantes difíciles, pero no es imposible. Los educadores no pueden hacer nada, y en algunos casos, pueden ser más potenciales que nunca. La historia de la educación no sólo puede ser contada desde la perspectiva de los educadores, sino también de los estudiantes que están actualmente en el sistema. Aunque todavía hay mucho trabajo que hacer (ya que siempre habrá en las organizaciones personas que se centran en el aprendizaje contínuo y tienen un énfasis en llegar a ser un “innovador”), también se presentan oportunidades en la educación, ahora más que nunca, que necesitaremos para aprovechar y crear un camino diferente para cada uno.

Evaluando lo mencionado anteriormente, podemos mencionar algunos de los desafíos que hemos tenido en el pasado y cómo podemos abordarlos en el futuro inmediato:

  1. El aislamiento es el enemigo de la innovación. 

Antiguamente se consideraba que la educación era una profesión de aislamiento, donde los educadores y estudiantes tenían poco tiempo para estar juntos, pero no lo suficiente. Incluso si queríamos cambiar esta forma significativa, en la mayoría de los casos, las estructuras físicas actuales no nos permiten trabajar con otros educadores. Algunos administradores han hecho lo  posible para que haya una innovadora planificación del tiempo de preparación del docente y han incorporado el tiempo de colaboración en el horario regular de clases, pero esto no es necesariamente suficiente para tener un impacto significativo en los resultados esperados.

Como muchos educadores, ellos han tratado de desplazar esta “norma”, mediante el uso de las redes sociales para conectar y aprender de educadores de todo el mundo, y hacer una diferencia significativa en sus propios salones de clases, y creando mucho más compromiso y capacitación en los sitios de aprendizaje .   El aislamiento, es ahora para los educadores una elección que ellos mismos hacen. El cambio a veces se logra mediante el uso de redes sociales como Twitter, que permite a los educadores conectarse y compartir el aprendizaje que está sucediendo con los educadores en su propia escuela.   Yo reté a la gente a hacer lo siguiente ( como lo logra compartir en este mensaje nuestra amiga Meredith Johnson );

Qué pasaría si… cada maestro twitea un mensaje a diario, durante su horario regular de clases en el aula de una escuela, un hashtag (por ejemplo: #enseñar), y se tomaran cinco minutos de su día para leer los tweets, cada uno tras otro? ¿Qué impacto tendría esto en el aprendizaje y cultura en la escuela?

Tenemos que hacer que esto ocurra, ver lo que produce y crear consciencia, para que  todos nos demos cuenta del impacto que esto genera en nuestras propias aulas.

¿Cómo una canción como “Gangnam Style” pudo ser tan viral que la mayoría de las personas en todo el mundo, no sólo conocen las palabras que se mencionan en dicha canción, sino los movimientos del baile?. Esto ocurre en los medios de comunicación social, si una canción puede propagarse tan rápidamente, por qué no se puede producir ese mismo efecto que pueda ser un gran aprendizaje.

En pocas palabras, lo que se busca es Hacer que sea viral.

  1. Un enfoque continuo en lo que está mal, contrariamente a lo qué es correcto.

Solo piense en la práctica tradicional de lo que la escuela ha hecho con muchos de nuestros estudiantes. Si ellos en ese momento luchan con el tema de las matemáticas, les enviamos a menudo más tareas de matemáticas para hacerlas en casa. ¿Esto realmente tiene sentido? Si tienen dificultades en la escuela, se les hará más difícil entender en casa cómo resolverlos, si no están bien claro los conceptos básicos para su posible solución, esto es a menudo contradictorio. No es que no hay que luchar con esto, pero es importante que pensemos como gastamos nuestra energía a nuestro favor.

El cambio ha ocurrido no sólo con nuestros estudiantes, sino también en nuestras escuelas, el objetivo se centra en la construcción de los puntos fuertes en lugar de centrarse únicamente en los puntos débiles. Esto es imprescindible, que aprovechando los puntos fuertes a menudo nos ayuda a construir no sólo la competencia, sino también la confianza que nos lleva a la mentalidad de que somos más abiertos para hacer frente a otros desafíos que se presenten en el camino.

Me encanta esta cita de Forbes, de poner a la gente en las posiciones correctas para tener éxito:

El liderazgo es un privilegio, no un derecho, y hay que tratarlo como tal. El liderazgo significa animar a la gente a vivir hasta el máximo de sus posibilidades y encontrar el camino que les gusta. Eso, y sólo eso, va a crear una cultura diferente y niveles sostenibles de innovación.

Hoy en día, muchas organizaciones fuera del ramo de la educación, no están contratando por la necesidad, sino que tratan de encontrar la mejor gente y ayudan a capacitarlos para aprovechar de sus puntos fuertes. Las escuelas deben tratar de hacer todo lo posible para seguir este ejemplo y poner a la gente para estar en las mejores situaciones, no sólo para hacerlo bien, sino para que ellos se sientan útiles y hagan su mejor labor diaria. .

  1. La experiencia en un maestro es algo muy poderoso.

Recuerdo estar sentado y escuchando a Bruce Dixon en una conferencia , dijo algo que siempre recordaré y sembró en mí:

En ninguna otra profesión en el mundo, veras a una persona sentarse y observar que otra hace su trabajo durante 16 años, antes de ir y hacerlo usted mismo.

Es increíble. Este es un mensaje poderoso y muestra por qué tantos nuevos maestros no están entrando en la escuela con todas estas “ideas innovadoras”, y no se aprecia el cambio esperado de nuestro sistema escolar, al igual la transformación que alguna vez predijeron de muchas personas. Muchos educadores simplemente repiten su experiencia como estudiante. Si se piensa bien en ello, al menos una tercera parte de muchos profesores de experiencia educativa es como un estudiante, no un maestro. Esa es una cosa difícil de superar, pero no imposible.

La innovación no produce barreras debido a la edad , y si podemos ajustar la experiencia de los educadores para su aprendizaje profesional, que son más propensos a cambiar la experiencia de sus estudiantes. El solo hecho de escribir ideas sobre “aulas del siglo 21” en piezas gigantescas de papel con un marcador grueso, no va a crear cambios culturales; cambiando las experiencias de los educadores lo harán.

Mucha gente está empezando a mirar de manera diferente el aprendizaje profesional, y con esto crear experiencias que son muy diferentes de lo que experimenté por primera vez como maestro. Creo que una de las principales razones para este cambio (volviendo al punto 1), es que los educadores están viendo el cambio en las prácticas de muchas otras organizaciones, y están tratando de crear una práctica diferente donde más educadores no están muy centrados en la enseñanza a los alumnos, sino que también se concentran en su  aprendizaje personal. Esta empatía es crucial, ya que para convertirse en un gran maestro, debe convertirse en un aprendiz maestro.  

Los cambios de experiencias, para cambiar el enfoque en el que aprende el maestro ayuda a romper la rutina.   Si usted quiere crear un ambiente donde los estudiantes querrían ser parte de su salón de clases , tenemos que experimentar lo que el aprendizaje podría ser similar para nosotros mismos y eso se iniciaría desde un punto de empatía.

“Para llegar a ser un gran maestro, debe convertirse en un aprendiz maestro. ”

Un cambio que no fue mencionado, fue la mentalidad de ver los obstáculos como oportunidades. Como se mencionó anteriormente, no todo depende de nosotros, sino como los educadores saben, esto puede producir un impacto diariamente. No siempre es fácil, la enseñanza puede ser una tarea muy desalentadora y agotadora, pero yo creo que cada día podemos hacer la diferencia, si elegimos que sea así. Teniendo esa forma de pensar es la única manera de que alguna vez verdaderamente seamos capaces